DEJANDO LOS TAMBORES DETRÁS, BARCELONA

20 ene. 2014 3 comentarios en esta entrada


English version


Este fin de semana era la fiesta de San Sebastián, cuando se tocan los tambores desde la mañana hasta la noche, cuando te pasas horas mirando al cielo para que no llueva porque los niños salen en la tamborrada infantil. 




Decidimos pasar este fin de semana en Barcelona, ¡tenía ganas de ver a mi tía y mis primos!. 



Y hablar y hablar y hablar, que además de comer y comer y comer es lo que hemos hecho. Mi prima Isa, es la directora de una residencia de la tercera edad, se llama "El Jardín del Mar" y os la voy a enseñar.



En este momento la residencia está completa y en lista de espera, el sitio es precioso (en el paseo de los ingleses) y la verdad es que mas tranquilo no podía ser. El despacho de Isa, hoy cerrado por ser Sabado.



El jardín posterior con piscina para el que se pueda bañar y cuando se pueda...hoy hacía frío.





A Isa le encanta su trabajo.



Ah, y la ventaja de estar aquí, sus vistas justo al salir por la puerta.



Una playa limpia, casi salvaje, tener al Mediterraneo enfrente ¡si que es un lujazo!.



Me ha encantado la visita.



He podido pasear por la ciudad el domingo por la mañana. El tiempo estaba cambiante, había ratos que hacía sol y otros que se ponía totalmente negro, pero paseamos por las ramblas, hacia el barrio gótico, entramos en la catedral y subimos hacia la zona alta de Barcelona. ¡Todo en una mañana!.





Barcelona es una ciudad muy Europea, muy cosmopolita.






La Catedral de Barcelona, es de estilo gótico.



La última vez que vine a Barcelona, la fachada estaba completamente en obras.


La Casa Batlló, obra del arquitecto Antoni Gaudí, máximo representante de la arquitectura modernista catalana.



La Casa Milá, también construída por Gaudí, y declarada Patrimonio Mundial por la Unesco.



Menos mal que además de comer y charlar, hemos podido dar un fantástico paseo mañanero, aunque terminamos esa mañana con una degustación de ceviches y yuca frita en el restaurante Peruano de la calle Córcega, TANTA







Aunque lo mejor aún estaba por llegar, el remate final, para llenar "huecos", una supertarta de fresas con nata casera, hecha por mi tía por supuesto, que estaba de muerte.



Impresionante. Mi madre y mis tías son las que  nos han enseñado a cocinar.



Todavía oígo los tambores cuando termino este post. Seguiran tocando hasta media noche.



¡LISTO!


3 comentarios

  1. Buenas noches preciosa, creo que todos estamos igual, yo entre las navidades, que es cuando menos tiempo tengo libre y la remodelación de la casa de Babía no paro, ya tengo unas ganas de que este todo listo, pero la verdad es que las cosas van despacio, sobre todo por el tiempo. Menudo lujo de residencia que tiene tu prima, así cualquiera llega a la tercera edad, por cierto ¿no visitaste la catedral del Mar?, es preciosa, buen viaje a Barcelona , espero que consigas dormir con los tambores, un besote
    Sofía

    ResponderEliminar
  2. Yo también adoro Barcelona, es una ciudad para perderse, para comer, para respirar y disfrutarla, además con el mar tan cerca no puedo si no pensar de otra manera.
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Mi querida amiga, que viaje mas lindo, a Barcelona, cuantos años hace que no la visito, esas fotos de las ramblas me han recordado cuando iba tu, y lo pasaba de maravilla, todo lo que nos has enseñado me gusta, y esa tarta que hizo tu tia tiene que ser todo un manjar, preciosa la residencia donde trabaja tu prima, has hecho un viaje de lo mas agradable. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar